Please reload

Nuestra técnica

BYPASS GASTROILEAL:
UNA TÉCNICA IDEAL PARA TRATAR LA OBESIDAD Y LA DIABETES.
Una técnica de 30 minutos, "sin reducción de estómago", sin una dieta estricta y obligada.
El bypass gastroileal es una simplificación del bypass biliopancreático. Se podría decir que se trata de una técnica entre el bypass biliopancreático y el bypass gástrico, mínimamente restrictivo, con alto contenido malabsortivo y una anastomosis más segura. Una operación de 30 minutos para solucionar la obesidad y la diabetes.
Estamos capacitados y podemos hacer cualquier tipo de intervención:

Desde técnicas que dejan el estómago muy pequeño, como la manga gástrica o gastrectomía vertical, las cuales funcionan porque se puede comer poco y al comer poco se adelgaza, hasta intervenciones con las que se puede comer normal y adelgazar porque se absorbe menos, como el bypass biliopancreático o el bypass gastroileal. Por regla general, nuestros pacientes prefieren realizarse un bypass gastroileal por la gran calidad de vida que da esta operación respecto a la ingesta. Las técnicas que dejan el estómago muy pequeño requieren un cambio de ingesta muy drástico. El paciente debe estar muy convencido de realizarse esta operación y asumir que seguirá una indicaciones estrictas respecto a la ingesta. Si estas indicaciones no se siguen la técnica ya no funciona bien. Sin embargo, con el bypass gastroileal la ingesta es más libre, no se precisa una dieta exigente, se come normal y los pacientes se sienten felices de no verse agobiados por las pautas.

El bypass gastroileal:

El Doctor Resa realiza desde hace más de 5 años, en la Clínica Montpellier de Zaragoza, el bypass gastroileal, una intervención laparoscópica de 30 minutos para solucionar la obesidad y/o la diabetes tipo 2. Esta técnica fue desarrollada por el doctor Resa hace más de 10 años para tratar obesidades mórbidas de alto riesgo, con muchas complicaciones, que precisaban una cirugía rápida y muy segura. El modo de realizar la técnica y la posibilidad de medir el intestino adecuándolo a cada paciente, nos permite ofrecer el bypass gastroileal tanto a pacientes que precisan perder muchos kilos (midiendo menos intestino para la absorción) como a personas que no necesitaban adelgazar demasiado o no exigía un adelgazamiento muy importante por ser mayores o su objetivo de salud es resolver la diabetes sin precisar perder mucho peso (midiendo más intestino para la absorción).

 

La intervención consiste en la realización de un bypass sin quitar el estómago, eficaz en el adelgazamiento, pero que no supone una reducción importante del estómago, lo que permite  a los pacientes comer normal sin necesidad de cambiar sus hábitos de ingesta a largo plazo. Esto proporciona una gran calidad de vida. La simplificación técnica evita muchas complicaciones postoperatorias a corto y largo plazo. El hecho de ser una intervención de mínimo riesgo hace al bypass gastroileal ideal para el tratamiento cualquier tipo de paciente obeso o diabético tipo 2.

Se adelgaza, se soluciona la diabetes y/o la obesidad y otros muchos problemas asociados al sobrepeso y todo comiendo normal.

El método nos permite tener un estómago restrictivo, para comer poco, durante tres meses. Pasados los tres primeros meses el paciente come normal. Para derivar la comida y como asa alimentaria se utilizan el ileon medido desde la válvula ileocecal en una cantidad apropiada a cada paciente. Este se eleva hasta el estómago proximal con una anastomosis, no calibrada, por lo que el paciente tolera cualquier tipo de alimento y de cualquier textura. El intestino alimentario calculado permite comer normal y adelgazar por la menor absorción que proporciona. El azúcar, el colesterol y las calorías que nos sobran se eliminan en las heces. Sin embargo, a diferencia otros bypass y del bypass biliopancreático, el bypass gastroileal dispone de bilis en su totalidad por lo que mejora la absorción de grasas y vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y disminuye la esteatorrea, produciendo menos deposiciones y de más consistencia.

Una cirugía suave

Una cirugía tan corta y tan mínimamente traumática, de tan poco daño, proporciona una recuperación extraordinariamente rápida, con dolor prácticamente inexistente, movilidad muy temprana y tolerancia de los alimentos muy precoz.

 

El hecho de necesitar tan poca disección disminuye drásticamente la posibilidad de hemorragia y el tiempo de operación tan escaso, 30 minutos, evita las complicaciones anestésicas y quirúrgicas, convirtiendo a esta intervención en una cirugía de similar riesgo a la cirugía laparoscópica de la vesícula.

El paciente puede ser dado de alta en 48 horas y regresar a su trabajo, dependiendo del esfuerzo que precise, en 7 días.